Diario del Campo de Gibraltar Jueves, 23 de noviembre de 2017 Actualizada el: Lunes, 13 de noviembre de 2017 10:48
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
La Nueva Verdad del Estrecho
Jueves, 10 de agosto de 2017
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

Otra vez la N-340

El alcalde de Algeciras y senador, José Ignacio Landaluce, anunció para los próximos meses el inicio del estudio para el desdoblamiento o mejora de la carretera N-340, en el tramo que conecta Algeciras con Tarifa y con el resto de la provincia. Para ser la única conexión viaria que existe para comunicar las dos bahías, la de Algeciras y la de Cádiz, y dadas sus manifiestas carencias, es complicado entender cómo históricamente los responsables políticos recurren a la retahila del estudio previo y luego el ambiental y luego el de más allá para transmitir la impresión a los ciudadanos que poco menos no viven en el Gobierno central pensando en los problemas que tenemos los campogibraltareños en particular y los gaditanos en general para poder circular en coche por estos lares. Ni tren ni carreteras, así nos va.  Esto con la misma presteza con el que se muestran para colocar limitaciones de velocidad y sus consiguientes radares, seguro para perservar la seguridad de los conductores y animar el afán recaudatorio de las arcas de Hacienda.

Pero lo peor no es que los ciudadanos estemos cansados ya de oír y no ver nada. Lo más extremo de esta pésima carretera es que en algunos tramos es francamente peligrosa para la circulación, independientemente de las colas kilométricas que se forman en verano. Es que el senador Landaluce debería hacer a la vez que gestionar las obras de la carretera es instar a las autoridades a que transiten y prueben por ella en ambas direcciones. El parcheo, los desniveles del firme, los socavones se extienden por toda esta carretera nacional de manera insistente. Una verdadera odisea impresentable. No es digno que se descuide tanto el mantenimiento de esta carretera, a la que un radar no va a persuadir de los graves peligros que ella conlleva.

La Nueva Verdad del Estrecho
La Nueva Verdad del Estrecho • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados