Diario del Campo de Gibraltar Jueves, 23 de noviembre de 2017 Actualizada el: Lunes, 13 de noviembre de 2017 10:48
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martín Serrano
Lunes, 7 de agosto de 2017
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

Tarifa, en negro

El trágico suceso ocurrido el pasado sábado en un establecimiento hotelero de Tarifa, en Valdevaqueros, ya se ha cobrado la primera víctima mortal: una joven tarifeña de 33 años, María de la Luz Morillo, que estaba comiendo con sus siete compañeros de cocina del hotel 100% Fun Tarifa, entre ellos su propio hermano, cuando se produjo la deflagración del transformador de Endesa. La trabajadora fallecía a causa de las quemaduras que le afectaron la mayor parte de su joven cuerpo en el hospital Reina Sofía, donde aún luchan por vivir cinco de sus compañeros, aparte de los otros dos que seguían internados en los hospitales de Cádiz y de Puerto Real.

Este suceso ha teñido de negro la estación veraniega en Tarifa. Todo el esfuerzo de políticos, empresarios, emprendedores, vecinos y todos aquellos que conforman la gran comunidad turística de la milenaria ciudad sólo se sienten unidos ahora por la magnitud de una tragedia que esperemos no vaya aún a más, aunque la pérdida de esta hermosa vida y los efectos de las quemaduras en los cuerpos de los siete compañeros, son de por sí ya suficientemente significativos como para hacer del lamento una bandera única en este bonito verano que disfrutaba Tarifa.

Todos están volcados en minimizar el dolor de los trabajadores y el de sus familiares. No cabe otra que hacer de la solidaridad y de la humanidad el mejor antídoto para tanto sufrimiento.

Del accidente poco que decir o mucho, ya veremos. Nadie sabe qué podía haber ocurrido si los trabajadores de la cocina de 100% Fun hubieran decidido quedarse a comer como siempre en la cocina y no trasladarse al patio por el calor reinante. Qué sabe nadie lo que nos espera a cada uno detrás de la próximo esquina. Lo que desdeluego sí que debía ser evitable es que el transformador estallara, por lo que urge una investigaión de Sevillana Endesa a fondo que aclare las circunstancias del suceso y que, de inmediato, se proceda a la revisión de todos los aparatos semejantes que se encuentren instalados por todo el término tarifeño.

Hay que determinar si se observaron por el establecimiento las medidas de seguridad laboral exigidas, si el transformador poseían las garantias de observancia e inspección legales y su su ubicación era o no acorde con lo que marca la legislación vigente. En resumen, hay que hablar muy claro y llevar hasta sus últimas consecuencias las circunstancias de un suceso trágico. No hay más remedio, porque un alma joven que debía estar con nosotros anida ya en el limbo de los recuerdos, por un accidente que nunca debió ocurrir y que ha teñido de negro y para siempre la vida de muchas personas.

 

La Nueva Verdad del Estrecho
La Nueva Verdad del Estrecho • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados